Ahorra viajando en transporte público

[share facebook=”true” twitter=”true” google_plus=”true” email=”true”]

¡He de confesar que soy adicta a los Simpson! Y recuerdo una vez en la que Homer dijo: “El transporte público es para perdedores” pero…¿Realmente es para perdedores? ¿O podríamos decir, más bien para ahorradores?

Lo que el pobre Homer no sabe es que, si utilizáramos menos el coche, según un estudio realizado por la Asociación de Medios de Transporte Saludable (AMTS) podríamos ahorrar hasta 5.000€ de nuestro sueldo anual.¡Ahí es nada! La de rosquillas que podría comerse con ese dinero, je je.

Y a pesar de que el precio del transporte público anda un poco por las nubes, sigue siendo mejor opción al coche en el tema del ahorro económico. Por eso, cambiar dinero por tiempo en estos días, es sin duda la mejor opción.

Viajar con chófer sale más barato

Aquellos que no tienen más remedio que desplazarse en transporte público de un lado a otro porque no tienen coche (o ni tan siquiera, carnet de conducir), lo tienen claro: no hay nada como ir y venir de los sitios sin preocuparte por nada más que de comprar un billete.

Pero para aquellos que han probado la comodidad del vehículo propio, al final les asalta la duda… “¿Qué me saldrá mejor?”

El carburante no es ninguna ganga y esto, claramente, no beneficia a ninguno de los dos tipos de transporte pero… ¿y las averías de un vehículo propio? ¿el seguro? ¿la itv?… Al fin y al cabo son gastos añadidos que hacen del coche un transporte más caro respecto a los autobuses, trenes…

Y aunque son ciertas algunas ventajas de viajar en coche cosas tales como:

  • “Es que en coche llego antes”
  • “El coche me deja justo donde yo quiero”
  • “Con mi coche me aseguro ir sentado, no como en el metro que al final nunca pillo asiento…”

Tampoco me vais a negar que tienen una serie de inconvenientes como:

  • El tráfico de los Lunes a primera hora de la mañana, aunados a que no nos apetece nada ir a trabajar, nos pone de mal humor.
  • Buscar aparcamiento y dar mil vueltas hasta que encuentras (y eso si no hay que pagar encima párking a diario…).
  • Los disgustos cuando alguien amablemente te raya el coche…
  • No pasar la itv.
  • Cambiar ruedas, frenos, luces…
  • Los dos euritos para lavarlo de vez en cuando

Todo esto sin hablar de la gasolina, claro está… ¡Y podría seguir así todo el artículo!

Así que, pensándolo mejor… El transporte público no parece ser tan mala idea, ¿no? Además, al cambiar dinero por tiempo, siempre podemos aprovecharlo en leer, aprender idiomas, matar el tiempo con algún jueguecito, dormir o ¡leerte nuestros artículos para ir apuntando nuevos truquitos de ahorro!

Viaja más por menos

Si lo miramos por el lado positivo, al fin y al cabo viajar en transporte público son todo ventajas. Es una sencilla forma de evitar todos los inconvenientes que se nos plantea el coche y además, teniendo en cuenta que la mayoría de ellas conllevan un desembolso de dinero, parece clara la idea de que el transporte público a la larga es la mejor idea.

Y para convencerte aún más de ello, hemos querido plasmar aquí una pequeña infografía sobre los precios de transporte público en España:

Precio transporte público

Fuente: Bluemove.es 

Como vemos en la imagen, está claro que comprar el billete a diario si vamos a viajar todo el año no renta en absoluto. (Por ejemplo, Sevilla, comprar el billete diariamente nos saldría a 42€. Mientras que comprando el anual, estaríamos ahorrándonos 6,70€)

Así que, lo que está claro es que hacer unos cálculos sobre cuántos días necesitaremos viajar y en cuantos tipos de transporte, puede ayudarnos a ahorrarnos bastante dinero, ¿no crees?

¿Qué billete necesitas?

Como ya sabrás, dependiendo de tus necesidades de viajar puedes optar por varias modalidades de billete:

  • Billete sencillo de un viaje podrá serte útil cuando viajas una única vez. Por ejemplo en Madrid, su precio mínimo es 1,5€, pero este será mayor cuantas más paradas de distancia tenga tu viaje.
  • Billete de 10 viajes cuando sólo utilizas una única modalidad de transporte y además pocas veces al mes (si sólo vas en bus o sólo en metro, ya que nuestro sistema de transporte no está del todo integrado y los billetes de 10 no sirven para montar en varios tipos de transporte). En Madrid cuesta 18,30€, independientemente de que tu destino se encuentre a más paradas o menos de donde montas.
  • Abono mensual, si para llegar a tu destino coges autobús y tren, o metro y tren, metro y autobús… o todo. Ten en cuenta que en cuanto tengas que coger más de 4 veces cada tipo de transporte, el abono mensual que aparentemente resulta tan caro, habrá sido amortizado casi a la mitad del mes.
  • Anual si ya tienes que andar combinando diferentes transportes y tu necesidad de viajar es constante. La gran ventaja es que no tendrás que preocuparte de sacártelo cada mes y que, por ejemplo, en Madrid su precio normal es de 720€ (abono anual nomal B), mientras que el de un abono mensual normal (B) cuesta 72 €… es decir, ¡sacarte el mensual durante todo el año supone 144 € más! O lo que es lo mismo…con el anual estarás viajando dos meses gratis.

Descuentos especiales

¡Hay varios grupos de población que están de suerte! Y es que, además del beneficio que dejan los números a la hora de elegir entre un tipo de billete u otro, su consideración por pertenecer al colectivo de jóvenes menores de 23 años, mayores de 65, familias numerosas o personas con algún tipo de discapacidad tienen una tarifa especial.

Por eso, si te encuentras en alguno de estos grupos, es importante que te informes sobre el tipo de tarificación especial de la que dispone el transporte público. En el caso de Madrid, existen descuentos de hasta el 50%. Aunque, para enterarte bien de los descuentos de tu zona, no dejes de visitar su página oficial del consorcio de transporte:

Lo que no sabemos de las zonas de transporte

Muchas veces adquirimos un abono interzonal (los que valen para la periferia del centro, por ejemplo en Madrid tenemos B1-B2, B2-B3… que lo que hacen es permitirte viajar por las zonas periféricas pero no por el centro de Madrid) y cuando tenemos que ir al centro de la ciudad, compramos uno válido para ello cuando no es necesario. Pues con un interzonal, basta que lo enseñes en taquilla para que te cobren sólo por las paradas que coinciden con la zona centro.

Por eso conviene dedicarle un poco de tiempo a descubrir qué zonas puede cubrir nuestro abono (como ejemplo, aquí os dejo el mapa zonal de Madrid y alrededores), pues estoy segura que más de una vez has pagado el precio de un billete íntegro sin saber que tenías derecho a pagar sólo la parte que no cubre el tuyo.

¡Pasajeros al tren!

Súbete al transporte público y recuerda siempre hacer bien tus cuentas. Pues no todos los meses necesitas el mismo tipo de billete para viajar.

Además, desde Dinaru te animamos a que apuntes en un excel cuánto has gastado cada mes de transporte desde que llevas una mejor gestión. Así, cuando lleves un año con ello, podrás ver cuánto dinero has gastado. ¡Verás cómo gastas menos que si utilizaras el coche!

Así que hazlo por tu bolsillo, pero también por el medio ambiente… ¡Súbete al tren! Aunque si antes de hacerlo, tienes alguna duda, puedes dejarnos un comentario. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

[author]

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *