Todo lo que necesitas saber sobre los Planes Individuales de Ahorro Sistemático

[share title=”Compártelo” facebook=”true” twitter=”true” google_plus=”true” linkedin=”true” email=”true”]

Somos conscientes de que la situación económica por la que está atravesando España en estos momentos no es precisamente la más halagüeña.

Ante este contexto, muchos clientes buscan productos financieros alternativos que les permitan ahorrar dinero para un futuro, pero con la garantía de que pueden disponer del dinero ahorrado en el preciso instante en el que lo necesiten. Además, también se valoran otro tipo de características como la garantía de seguridad de los ahorros, y, por supuesto, la posibilidad de sacar algo de rentabilidad del dinero depositado.

En este escenario han empezado a proliferar alternativas de ahorro a largo plazo, como por ejemplo los llamados PIAS, que se están consolidando como uno de los métodos de ahorro que mayor crecimiento ha experimentado durante estos últimos años.

¿Qué son los PIAS?

El Plan Individual de Ahorro Sistemático, más conocido como PIAS, es un producto financiero de tipo asegurador que funciona como un instrumento de ahorro a largo plazo, con el fin de complementarlo con la futura pensión pública por jubilación que percibamos.

Los PIAS comenzaron a comercializarse en España en 2007 como consecuencia de la reforma fiscal. Al tratarse de un producto exclusivamente asegurador es comercializado por diferentes entidades aseguradoras. Se trata, precisamente, de un contrato firmado con este tipo de entidades con los que se constituye una renta vitalicia gracias a los recursos aportados al plan, es decir, en función del capital que se acumule en total, se pagará una renta mensual de una cuantía determinada.

La renta vitalicia constituida a través de un PIAS puede comenzar a percibirse a partir de que transcurran 10 años desde la contratación. Sin embargo, cabe destacar que se trata de un producto financiero que se caracteriza por permitir recuperar el capital aportado en cualquier momento.

[magicactionbox id=”3029″]

¿Y qué características tienen estos planes?

En general, además de lo mencionado en el punto anterior, podemos decir que un Plan Individual de Ahorro Sistemático tiene las siguientes características:

1. El Plan Individual de Ahorro Sistemático debe instrumentarse a través de seguros de vida individuales. Igualmente, las figuras de contratante, asegurado y beneficiario deben recaer sobre la misma persona.

2. El límite anual máximo de las aportaciones está en 8.000 euros. Sin embargo está cantidad es completamente independiente de las aportaciones a otro tipo de productos como planes de pensiones o cualquier otro tipo de seguro.

3. El límite total acumulable es de 240.000 euros. De esta forma, cada contribuyente no podrá superar está cantidad, siendo también independientes de otros sistemas de previsión social.

4. Para cobrar la renta vitalicia, el PIAS debe tener una antigüedad mínima de 10 años. De forma que desde que se aportara la primera prima al plan deben haber transcurrido, al menos, 10 años para poder percibir las cuotas de la renta vitalicia con todos sus beneficios.

5. La inversión ahorrada en el plan puede hacerse liquida sin ningún requisito adicional. En comparación con otros productos como los planes de pensiones, el PIAS permite rescatar el dinero aportado en cualquier momento. Sin embargo, si se recupera en un plazo inferior a los 10 años desde su contratación se perderán las ventajas fiscales que supone el plan.

6. Sólo se puede contratar un Plan Individual de Ahorro Sistemático por contribuyente. Mientras que si que se permite contratar varios planes de pensiones por titular.

7. Ofrece un capital asegurado ante el fallecimiento del titular. Esto se debe a la naturaleza aseguradora del plan.

¿Cómo funcionan los PIAS?

Un PIAS tiene un funcionamiento similar al que tenían los antiguos seguros de jubilación, de forma que el titular puede realizar aportaciones únicas o periódicas que serán devueltas como renta vitalicia de acuerdo con un tipo de interés determinado por la compañía aseguradora.

Normalmente suelen tener un tipo de interés parecido al de la deuda pública, precisamente porque es precisamente ahí dónde invierten las aseguradoras para conseguir beneficios de estos ahorros. Actualmente la rentabilidad ofrecida por los PIAS se encuentra entre el 3 y el 4,5%, aunque se prevé que se incremente hasta el 5% como consecuencia de la subida de los tipos.

¿Qué beneficios fiscales tienen un Plan Individual de Ahorro Sistemático?

Al contrario de lo que suele ocurrir con otros productos como los Planes de Pensiones, y en general, con cualquier instrumento de previsión social, las aportaciones anuales que se hacen al Plan Individual de Ahorro Sistemático no suponen ningún tipo de desgravación sobre el IRPF.

Sin embargo, la rentabilidad que se genera sobre las aportaciones al plan no tributa al IRPF durante todo el tiempo de capitalización. De esta forma, desde el momento en que se realce la primera aportación al plan hasta que definitivamente se constituya la renta vitalicia quedarán exentos de tributación todas las ganancias y beneficios que se hayan generado durante ese periodo con el plan.

Por su parte, la renta vitalicia percibida una vez finalizado el PIAS sí que tributa al IRPF siguiendo la regla general de cualquier impuesto. Así, se aplicara un 18% al rendimiento fiscal de la renta, determinado en todo caso por la aplicación de una serie de porcentajes sobre la anualidad en función de la edad del asegurado.

¿Qué limitaciones tienen los PIAS?

Una de las principales limitaciones que tienen este tipo de planes es, esencialmente, la baja rentabilidad que se ofrece por el dinero aportado. Y es que los Planes Individuales de Ahorro Sistemático son productos dirigidos a inversores de tipo conservación, que prefieren no correr riesgos con la inversión de capital. Por ello, para conseguir más rentabilidad por su dinero, muchos clientes recurren a otro tipo de productos con un mayor riesgo, como son los planes de pensiones que invierten en Bolsa.

Otra de sus desventajas es que, para poder conseguir una buena cantidad en la renta vitalicia mensual, es necesario realizar aportaciones que consigan un total bastante alto. Como ejemplo, al capital total acumulado en un PIAS que ronde los 200.000 euros, le correspondería una renta mensual de unos 600 euros.

Igualmente, no gozan de las ventajas fiscales que tienen respecto a las aportaciones otros productos como los planes de pensiones.

Sin embargo, es cierto que se trata de un producto cuya finalidad es conseguir una renta vitalicia complementaria a la pensión por jubilación, y dado el bajo riesgo que tiene puede suponer una opción interesante.

Colaboración por Solcredito para ahorro personal.

[author title=”Sobre el autor”]

  1. Hola Dinaru.
    Me sorprende la frase “Actualmente la rentabilidad ofrecida por los PIAS se encuentra entre el 3 y el 4,5%, aunque se prevé que se incremente hasta el 5% como consecuencia de la subida de los tipos”. Me podéis comentar qué entidades comercializan este producto al 4,5%. Axa actualmente está ofreciéndolo al 3%.
    Muchas gracias.
    Miguel

    1. Hola Miguel,

      Puedes encontrar un ejemplo en el PIAS ofrecido por Generali Seguros. Actualmente esta ofreciendo una rentabilidad total garantizada del 4,50% anual durante el periodo comprendido entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2014.

  2. Hola, me interesa mucho este artículo, ya que tengo un PIAS y sólo me da un 2.25 y buscaba un sitio para traspasarlo, ¿ sabeis además de alguna entidad que permita operar un PIAS por internet ?( no La Caixa), Muchas gracias

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *