10 cosas que puede hacer el gobierno para que seamos más ricos, sin más gasto

[share title=”Compártelo” facebook=”true” twitter=”true” google_plus=”true” linkedin=”true” email=”true”]

Estamos ante una situación de crisis que desde el año 2008 ha hecho que los ciudadanos nos veamos cada vez más endeudados, con menos capacidad adquisitiva, y menos capacidad de respuesta ante los recortes.

Cuando somos nosotros los que más tenemos que apretarnos el cinturón para pasar el temporal, podemos llegar a preguntarnos si es verdad que todos estos recortes son necesarios y si no existen otras soluciones que un Gobierno puede llevar a cabo para aumentar nuestro bienestar, o perjudicarnos menos.

Una de las primeras preguntas, cuándo no entendemos muy bien cómo funciona el sistema económico es la que hizo uno de los integrantes del dúo Andy y Lucas, como señalan en este interesante artículo de El blog Salmón ,¿por qué no se puede imprimir más dinero y solucionar así todos nuestros problemas económicos?

La respuesta es que siendo el doble de ricos, también seríamos el doble de “avariciosos” ;), en El blog Salmón señalan que querríamos comer el doble fuera de casa, practicar nuestras actividades de ocio el doble de veces por semana…etc. Los proveedores no podrían dar a basto y las tiendas y servicios colapsarían.

Un dato interesante que señalan es que los precios no se mantienen estables, sino que dependen de la oferta y la demanda. Por lo que los precios subirían y acabaríamos en la misma situación que estamos ahora pero con precios más altos y el valor del dinero devaluado, al haber más cantidad de éste circulando. Esta hipotética situación no tendría sentido.

Sabemos que las cosas que escasean normalmente cuestan más, de lo contrario, llegaríamos a una situación de falta de recursos. El problema es que el acceso a esos recursos se mide por el capital que se está dispuesto a pagar por él, y no por las necesidades de la gente. El filtro del dinero es uno de los más potentes a la hora de limitar el acceso de la gran mayoría de la población.

En este post vamos a hablar sobre 10 cosas que puede hacer este Gobierno para que los ciudadanos seamos más ricos, sin más gasto.

[magicactionbox id=”3029″]

10 formas en que el gobierno nos puede hacer más ricos

Pero primero vamos a explicar cuál es nuestro concepto de riqueza. No se trata de que el Gobierno nos dé más dinero, sino de que invierta y distribuya bien la riqueza que nosotros creamos, para que repercuta en beneficio de la sociedad.

1. Invirtiendo en educación pública y administrándola bien.

Esa es la verdadera riqueza de un país. Como ya hemos visto muchas veces en Dinaru, la riqueza no consiste en cuánto capital posees sino de cuánto tiempo libre dispones y cuánta tranquilidad financiera tienes en tu vida.

Y ¿cómo se administra bien la educación pública? Tenemos que copiar a los mejores. En los últimos años Finlandia ha aparecido a menudo en los diarios por ser un referente educativo a nivel mundial.

¿Cuál es el secreto de los finlandeses? Los finlandeses se han dado cuenta de algo muy importante. Y es que la infancia es la parte más importante de la vida de una persona. Es en esta edad cuando mejor se aprende y cuando se forma la personalidad. Los profesores más preparados de Finlandia son los de primaria, precisamente por esta razón.

Están atentos a las emociones de los niños y se ocupan de que ninguno se quede apartado .Así se aseguran una buena formación desde el principio, niños más seguros y emocionalmente más preparados.

Finlandia tiene los resultados más altos en educación, y atención, porque según el artículo adjunto más arriba, gasta 9162 euros de media por alumno de secundaria, frente a los 9.608 que gasta España de media. No se trata de gastar más, sino de invertir bien lo que se tiene.

2. Redistribución de la riqueza.

Progresividad fiscal aplicada a las rentas altas. Si en un país existe un número de personas con gran capital, es lógico que se les grave más que al resto. Esta es una de las propuestas que siempre salen a relucir cuando la economía le ve las orejas al lobo. Es un tema que causa controversia entre unos y otros, aunque normalmente, este tipo de medidas son populares.

Sin embargo tiene trampa, porque ¿qué se consideran rentas altas? ¿Qué es eso de gravar con más impuestos a “los ricos”?

Para responder a esta pregunta tenemos que tener en cuenta un detalle. Cuando nosotros pensamos en “los ricos”, nos imaginamos magnates con cuentas bancarias de millones de euros. Y todos pensamos, pues sí, que les graven a ellos más porque además ni siquiera lo van a notar. Sin embargo, parece que nosotros y el Gobierno tenemos ideas muy distintas de los que son las rentas más altas.

Cuando oigáis decir a un Gobierno que va a subir los impuestos a los ricos, desconfiad. Cuando el Gobierno habla de subir los impuestos a “los ricos”, está hablando de subir los impuestos a aquellas personas que, sin ser millonarias, acumulan una buena renta porque por ejemplo cobran más que la media de españoles.

Y aquí, queridos amigos, estamos hablando de, por ejemplo, una persona que cobre 3.000 o 6.000 euros al mes. No es rica, pero probablemente vive bien. Sin embargo, este porcentaje de población es muy reducido, con lo que los impuestos que se recaudan al final no son la gallina de los huevos de oro.

Esta claro que un Gobierno, sea el que sea, nunca va a ir en perjuicio de los grandes capitales que, según Gerencie,  son los que financian sus campañas electorales. Otra de las razones es la fuga de capitales. En Gerencie señalan que un capitalista siempre va a mirar por sus intereses. Por tanto si el Gobierno quiere subirle los impuestos, se largará a un país donde el incremento de su riqueza sea más barato, es decir, dónde pague menos impuestos por esa cantidad de dinero.

Por otra parte, señala que los políticos no se preocupan por la subida de impuestos a las clases medias por una razón, si se van del país la economía no se resiente porque no poseen capital. Incluso llega a apuntar que un Gobierno puede ver esta emigración como una ventaja, sobre todo si se trata de personas que cuestan al Estado más de lo que producen.

Por supuesto, subirnos los impuestos a todos es una medida recaudatoria del Gobierno, pero en ningún caso genera riqueza o nos va ayudar a los ciudadanos a vivir mejor, porque según invertirenbolsa.info esto disminuye la capacidad adquisitiva de los ciudadanos, que son los únicos capaces de crear riqueza, ya sea mediante la creación de empresas u otras actividades económicas.

La capacidad y el poder del Gobierno sólo reside en la gestión de esa riqueza que los ciudadanos creamos, pero no es capaz de generarla. Y si no es capaz de generarla y tampoco de gestionarla bien, se crea pobreza. Además también sabemos que el Estado es un mal gestor. Para ilustrarlo nos cuentan la siguiente historia, que lo explica muy bien:

“Imaginemos que una parte muy importante del dinero ganado por todos lo miembros de una familia es entregado a aquel miembro de la familia que menos controla el presupuesto y más gastos absurdos e innecesarios realiza. ¿Cómo será el futuro financiero de esa familia?. Evidentemente malo. ¿Y qué pasaría si al detectar que su situación económica es mala entregasen un mayor porcentaje de sus ingresos al mismo miembro que ha malgestionado el patrimonio familiar en los últimos años?. Claramente su situación empeoraría. El “manirroto” de la familia es el Estado, y los que le entregan su dinero para que lo malgestione son todos los ciudadanos y empresas de dicho Estado. Para que esta familia pudiera salir del bache y mejorar su futuro económico lo que debería hacer es no dar más dinero al que les ha arruinado y gestionar ellos mismos todo el dinero que ingresen”.

Según Invertirenbolsa.info, cuando en una crisis se ha optado por subir los impuestos, estas han sido mucho más largas y profundas que cuando se ha optado por bajarlos y dejar a los ciudadanos gastar más para regenerar la economía.

Señala que es mejor que se bajen los impuestos en lugar de subirlos para que la riqueza siga en manos del ciudadano que es el que la crea, como ya hemos dicho, cito textualmente:

“ Cuanto más dinero tengan aquellos que sean capaces de generar riqueza más riqueza podrán crear, y más rápidamente lo harán. Por tanto, cuanto más dinero tengan los ciudadanos en su poder más riqueza generarán y más aumentará el nivel de vida de toda la población”.

Un dato muy interesante en este artículo es que la riqueza no se mantiene en un punto estable, sino que o se crea o se destruye, al contrario que la energía 😉 Y preguntaréis, pero el Estado necesita de los impuestos para asegurarnos unos derechos básicos a los ciudadanos. Sí, pero es una parte mínima de lo que se recauda, y lo que no se usa para asegurar esos derechos como sanidad, educación etc. no nos sirve.

3. Invertir en I+D.

La falta de inversión en I+D es síntoma de una sociedad con políticas que no miran al futuro. En este artículo, Noam Chomsky nos habla de tres sencillos pasos para destruir una economía.

El primero de ellos es, por supuesto, recortar en I+D. Esto llevará a un estancamiento del avance de las tecnologías y también de la medicina.

El conocimiento es una de las bazas más importantes que tiene un Estado si quiere estar dentro de la exclusiva élite del primer mundo. En Principia Marsupia, nos presentan un interesante análisis de cómo España (mal)trata a sus investigadores.

Entre los problemas que enfrenta la investigación en España están:

● En 2012 se recortó el presupuesto para I+D un 22%, comparado con un 16% para el resto de la Administración.

● Según la Eurostat 2011, España está entre los 5 países de Europa que menos invierten en I+D.

● Otros países europeos como Alemania o Francia, que también se encuentran inmersos en la crisis han incrementado su inversión en I+D.

● Los jóvenes investigadores españoles dejan España por falta de recursos y son recibidos con los brazos abiertos en otros países del mundo como Japón, Finlandia, Canadá o Alemania. El link está en el artículo de Principa Marsupia pero os lo dejo aquí  más a mano. Además esta generación dice que no piensa volver, son la llamada generación perdida o fuga de cerebros.

4. Regular las Instituciones financieras.

Dentro de las premisas de Chomsky para arruinar una economía está el fomento del crecimiento y desregularización de las instituciones financieras. Este ha sido uno de los factores que más han repercutido en la situación que vivimos actualmente.

En este artículo de El blog Salmón se preguntan si debe aumentar el crédito a las familias y empresas o no. La respuesta que dan tiene dos caras.

Por un lado, si no se da crédito, es imposible que la economía vuelva a crecer. Por el otro, no podemos permitirnos llegar a los niveles de crédito de 2007 que, según El blog Salmón, nos ha llevado a la ruina en la que estamos ahora. La razón es que no se puede crecer con una deuda privada tan grande.

Los bancos deberían prestar un dinero que se encuentre respaldado por la economía del país. Los precios deberían ser equivalentes a la capacidad creadora de riqueza que tienen los ciudadanos de ese país. Pero si los bancos no dan crédito a familias y pequeñas empresas no hay gasto y, por tanto, la economía no se regenera sino que se destruye.

5. Un buen sistema de transporte público.

La Caixa en este estudio hace una estimación del coste en tiempo en trayectos al trabajo para la economía española. Se muestra que el gasto en tiempo de los viajes al trabajo representa el 3,5% del PIB.

Esto es algo que se puede controlar solo en cierta medida porque al final, el trayecto al trabajo es inevitable. Sin embargo, lo que sí se puede controlar es la creación de unas infraestructuras de transporte público decentes.

Me acuerdo cuando iba a la Universidad, muchas veces los autobuses llegaban a deshora o tan llenos que la mitad de los estudiantes se quedaban en la calle. No sé si os habrá pasado alguna vez… Al final acabaron trayendo dos autobuses para trasladar a todos los estudiantes en esas mañanas en las que todos decidíamos ir a la Universidad 🙂

El problema surge cuando existe un monopolio en el servicio de transportes de una ciudad. Una o dos empresas que se encargan de llevar toda la infraestructura, siempre será mucho menos efectiva que si existe competencia en su sector. Por ello, el Gobierno debe cuidarse de garantizar un buen sistema de transporte público, que repercutirá en el bienestar de sus ciudadanos.

En este post nos hablan de la importancia de un buen transporte público para los ciudadanos. Empieza de una manera que me parece muy interesante, ver si, en este caso en América Latina, una mejora en la inversión en transporte alcanza el “triplete”: apuntalar el crecimiento, mejorar el bienestar social y ayudar al medio ambiente.

Se trata de averiguar si una mejora en la infraestructura de transporte de un país beneficia a la economía personal de sus ciudadanos y a la global de un país. Se llega a la conclusión de que lo más necesario es:”Una mejor red de transporte público para mejorar el acceso al mercado laboral, derivando en ciudades menos congestionadas y contaminadas”.

“Los habitantes de las ciudades quieren un mejor transporte público porque quieren un mejor transporte público. Es decir, menos tiempo de espera, menos estrés, más tiempo para las cosas importantes de la vida. Estudiar el impacto de los servicios de infraestructura es crucial para el diseño y para el establecimiento de prioridades en la inversión”.

6. Poner coto a la especulación con la deuda del país.

La deuda que España ha contraído en la última década de expansión, con otros países europeos es una de las causas de que estemos en la situación que estamos.

En este artículo de El blog Salmón se hace un estudio de la deuda de distintos países europeos, entre ellos Alemania o España. Vemos que todos superan el 100% ahora que estamos en tiempos de crisis. Con este panorama es normal que los inversores se sientan desconfiados y, en consecuencia, aumente la prima de riesgo de un país. Es decir, los intereses que ese país tendrá que pagar a cambio de que le presten dinero.

Sin embargo, otra cosa muy diferente es cuando en los mercados de valores se permite la especulación sin escrúpulos con la deuda pública de un país. Como señalan en este artículo,  a veces sucede que la prima de riesgo sube en un día o, incluso en unas horas sin que nada digno de mención haya sucedido para crear desconfianza.

Es entonces cuando los estados deben salir en defensa de sus intereses y protegerse de los especuladores. Aunque la Bolsa está controlada por distintos factores, la especulación es la manera en que se gana dinero. El problema está en cuando se especula con algo tan grave como la deuda de un país.

Por ello se deben poner en marcha medidas que lo impidan. Por ejemplo Europa podría proponer medidas que protejan de la especulación, a los países que se encuentran en situación más grave. Este tema no es nuevo como podéis ver en este artículo.

7. No recortar subsidios como el de desempleo.

En Gerencie nos dan una explicación concreta de por qué un subsidio por desempleo no es tan costoso como parece. En los últimos años de crisis el Gobierno ha ido recortando y recortando parte de la compensación que reciben los parados hasta dejarla de media en unos 400 y pico euros.

Explica que para entender si un subsidio es costoso o no, primero hay que evaluar el efecto del desempleo en la economía. Cuando el desempleo es muy elevado, la economía se resiente, porque, sencillamente, no hay consumidores que consuman. Lo que Gerencie quiere que tengamos en cuenta es que el costo de un subsidio por desempleo no es una simple operación aritmética donde se calcula el número de parados y la cuantía a percibir por cada uno de ellos.

¿Por qué?

Señala dos beneficios muy importantes de la aplicación del subsidio por desempleo. El primero es que nada más ser éste entregado, el Estado ya recibe de vuelta un 20% a costa del IVA y de la retención en la fuente. El segundo es el beneficio social que conlleva, que es obvio para todos.

8. Reactivar la producción interna.

Hace unas semanas Bono salió en televisión haciendo crítica a las políticas europeas respecto a España, y pidiendo una campaña europea para España. Se preguntaba por qué no se insta a comprar productos españoles, viajar a España de vacaciones, escuchar música española… En fin, a consumir producto español con el fin de reactivar nuestra economía.

Nos cansamos de escuchar que para aumentar nuestra competitividad y mejorar nuestra productividad se tienen que hacer ciertos ajustes como bajar salarios o trabajar más horas. Sin embargo, aquí podemos ver que los países más productivos y que se encuentran en mejor situación, son aquellos que tienen mejores condiciones laborales y productivas como Alemania o Holanda.

En este artículo de El blog Salmón se habla de mejorar la productividad para salir de la crisis. Entre las opciones que dan para ello se habla de mejoras que están implicadas con todos los factores que hemos señalado anteriormente.

Un sistema informático adecuado a las necesidades, esto se consigue invirtiendo en I+D, una mejor gestión del tiempo y de las infraestructuras, esto se puede conseguir con una mejora en la calidad de la red de transportes de un país. Lo que hemos visto que repercute en el bienestar de sus ciudadanos y, por tanto, en su productividad. Mejorar en idiomas, nuestra asignatura pendiente. Se consigue con una educación adecuada.

9. Medios de comunicación al servicio de los ciudadanos.

Aunque esto puede sonar más a premisa para que pueda existir la democracia, que también, es muy importante para el bienestar y la riqueza de los ciudadanos porque son los media los que marcan la agenda del día. Cuando una población está bien informada, también está bien protegida. Recordemos que “La información es poder”.

Como señalan en este artículo los medios de comunicación son los intermediarios entre los ciudadanos y los políticos que les gobiernan, por eso, tienen como deber la vigilancia del poder poítico. Esto se debe al papel de representación de la opinión pública que los medios se han arrogado.

Con unos medios que representen bien y verazmente los intereses de los ciudadanos de un país se crea una riqueza inmaterial que se complementa con todas las que aquí nombramos, ya que es la vía para que éstas se conozcan y defiendan.

10. Eliminar las subvenciones.

En este artículo de Invertir en Bolsa se habla de una medida que va a sonar rara pero es interesante y me ha parecido importante resaltarla. Antes de nada recalco una de las frases que más me han gustado del artículo,”El Estado no paga nada”. Eso hay que tenerlo claro, todo sale de los contribuyentes que somos nosotros. De hecho lo que aportamos los ciudadanos no es una contribución sino una obligación.

En este artículo de Invertirenbolsa.info se habla de las subvenciones. Empieza describiendo qué son. Las subvenciones consisten en quitar dinero a una parte de la ciudadanía para dárselo a otra.

Esa otra parte de la ciudadanía, en teoría debe ser más desfavorecida. Hasta aquí todo bien, todos tenemos corazón y sabemos que existen sectores más desfavorecidos que otros y que necesitan de nuestra ayuda. Sin embargo tenemos que ser conscientes de que favoreciendo a unos siempre se perjudicamos a otros.

En este artículo aparecen algunos puntos muy interesantes:

Subvenciones para jóvenes para la compra de su primera vivienda. Una subvención con la que, así contada, de primeras, todos estamos de acuerdo, ¿no? Pues bien, esto repercute negativamente, según Invertir en Bolsa, en muchas ocasiones, para favorecer a un sector desfavorecido determinado se acaba perjudicando a otros más desfavorecidos aún.

En este caso, el Gobierno anuncia ayudas para la compra de la primera casa de jóvenes sin muchos recursos, pero no habla de aquellos jóvenes que ni con las subvenciones pueden soñar con comprarse una casa. O de los parados de más de 50 años, o de las viudas. Me parece interesante recalcar la observación de Invertirenbolsa, las subvenciones no crean riqueza sino que la destruye.

Por supuesto para equilibrar la escena, necesitaríamos en caso de que las subvenciones sean eliminadas, que el Gobierno se haga cargo de todos los puntos citados anteriormente. Sin una buena educación pública, una redistribución de la riqueza, inversión en I+D, la regulación de las instituciones financieras, una buena red de transporte público, una buena salud pública etc. el ciudadano no obtiene bienestar.

Ingresos del Gobierno y dirección del gasto público

En este interesante artículo de opinión señalan algo de lo que hemos hablado anteriormente.  La efectividad o no del aumento de impuestos en crisis. Dicen lo siguiente:

“Todo aumento de la recaudación de impuestos tiene un impacto sobre la capacidad de gasto de la población y sobre los incentivos para consumir, ahorrar e invertir. El traslado de los ingresos privados, sean de personas o empresas tiene como contraparte las acciones del gobierno para gastar o distribuir el dinero recaudado. Lo que uno deja de hacer lo puede hacer el otro; el asunto es qué, cómo y cuándo”.

Como señalan en este texto “También hay desvíos y desperdicios en la consecución de los objetivos recaudatorios de un Gobierno, que tienen que ser reducidos de manera efectiva, mediante la aplicación de leyes y la rendición de cuentas”. Todo lo dicho anteriormente no sirve de nada realmente sin un control exhaustivo de las cuentas del Gobierno, para que sepamos si realmente se cumplen los objetivos o no.

Resumiendo

Los ciudadanos somos los más dañados y maltratados en épocas difíciles como una crisis. Sin embargo, no debemos olvidar que también somos los únicos capaces de crear riqueza, y el Gobierno, que es nuestro administrador, tiene el deber de gestionarla bien. El hecho de que sea una “riqueza de todos”, no significa que sea una “riqueza de nadie”.

Los ciudadanos tenemos que velar porque lo nuestro redunde en nuestro beneficio. El Gobierno puede, y debería, facilitarnos la tarea mediante medidas que nos benefician a todos como:

  • Una educación pública bien administrada.
  • Redistribución de la riqueza.
  • Aumentar la inversión en I+D, llave del desarrollo de una sociedad.
  • Regular las instituciones financieras.
  • Un buen sistema de transporte público que revierta en ciudadanos más satisfechos y con más tiempo de calidad.
  • Poner freno a la especulación con la deuda del país.
  • Mantener y no recortar subsidios como el de desempleo.
  • Reactivar la producción interna.
  • Medios de comunicación interesados en el servicio a los ciudadanos.
  • Eliminar subvenciones innecesarias para centrarse en lo importante.

Me gustaría terminar con una reflexión que he leído en la web Gerencie y que quiero trasladaros a todos: “En el fondo, la cuestión no es de que si es costoso o no, sino de políticas económicas, o mejor, de voluntad política, puesto que nada es tan costoso como las consecuencias del desempleo y de la pérdida generalizada de la capacidad de consumo de la sociedad”.

[author title=”Sobre el autor”]

  1. Uno de los mejores artículos que he leído últimamente. Solo por añadir algo, yo diría reducir el gasto en la propia gestión. La razon de ser teorica de los impuestos, para lo que sirven es para redistribuir la riqueza y para financiar a las instituciones y organismos que gestionan y controlan dicha redistribución. Creo que queda bastante patente el mal uso que hacen de la financiación de las instituciones. Creo que la eficiencia brilla por su ausencia.

    Una vez más enhorabuena por el articulo, seguid así por favor, soys unos cracks.

    1. Hola Raúl, muchas gracias por tu comentario, la verdad que sí, es muy importante que los gobiernos establezcan un sistema eficiente para reducir el gasto en la gestión de las instituciones. Por ahí se nos escapa mucha riqueza que podría estar invertida en estos 10 puntos del artículo. Ese ya sería un gran paso para hacernos más ricos.

  2. Todo lo que dices suena muy bien. “1. Invirtiendo en educación pública y administrándola bien.”
    Pero todo esto no son mas que palabras y además son contradictorias como noche y día.
    “3. Invertir en I+D.”. ¿Esto que es? ¿Comprar ordenadores para los niños? ¿Pagar a profesores de la Universidad que no hacen mas que copiar lo ya escrito?
    Redistribuir la riqueza, pagar mas subsidios…..
    Todo precioso Lucia. Te deseo que viajes mucho y lo pases muy bien.

      1. Hola Lucia.
        Claro que me he leído el artículo completamente e incluso he accedido a los enlaces.
        No quería se pesado y por eso he mencionado 3 puntos.
        Todo son buenas palabras y buenos deseos pero son solo eso deseos.
        Sobre el tema de la especulación con la deuda me dices que la solución es un petición de Rubalcabra…
        Medios de comunicación al servicio de los ciudadanos. Pones una emisora de radio o una televisión o un periódico y según cuenta la noticia ya sabes de que pie cojea. Tu misma citas a Rubalcaba, ¿Dónde aparece la noticia?
        Quitamos subvenciones. Si todo esta subvencionado, la agricultura, el trasporte, la industria, el cine….. Incluso los subsidios no dejan de ser una subvención por no trabajar.

        Un saludo Lucía.

  3. Hola Luis, te explico de qué va el artículo. Sobre la especulación con la deuda del país, dónde enlazo a una noticia cuyo titular es “Rubalcaba pide a la UE mecanismos para evitar la especulación sobre la deuda”, lo que intento señalar es que se trata de una tema que está sobre la mesa, porque todos sabemos que está sucediendo, que la pida Rubalcaba, o el representante de otro partido político no es la cuestión. No estoy diciendo que la solución es una petición de Rubalcaba, estoy diciendo que es necesario imponer reglas en el juego de la especulación con la deuda.

    En cuánto a los otros puntos que citas, efectivamente, sabemos de qué pie cojean los media, hay subvenciones que hacen que desperdiciemos recursos. En este artículo se está hablando de medidas que deberían ponerse en práctica “10 cosas que puede hacer el Gobierno para que seamos más ricos”, no “10 cosas que ESTÁ haciendo el Gobierno para que seamos más ricos”. Porque si el Gobierno estuviera llevando a cabo esas medidas, definitivamente este artículo no tendría razón de ser.
    Un saludo Luis.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *